Cómo motivar al talento millennial en las empresas

Son tres generaciones de trabajadores las que conviven en las empresas: los Baby Boomers, la Generación X y los Millennials. Uno de los mayores retos para los departamentos de recursos humanos en las empresas de hoy en día es la atracción y motivación del talento millennial.



Esta generación funciona con unas reglas de juego propias. Sus creencias y su comportamiento nada tienen que ver con los de generaciones anteriores y, este hecho provoca, con frecuencia, incomprensión.

 

Las empresas valoran a sus colaboradores por su implicación, responsabilidad y capacidad de trabajar en equipo. Cada vez más se tiene en cuenta la actitud de la persona por encima de sus conocimientos técnicos, puesto que este saber es algo que se puede aprender. Se buscan cada vez más personas entusiastas, buenas comunicadoras, trabajadoras y honestas.

 

Buenos jefes, buenos líderes

Para que el talento esté motivado y comprometido se necesitan buenos líderes en las empresas, no sólo en la dirección general, sino también en los mandos intermedios. El liderazgo y la autoridad, como sabemos, no vienen dados por un cargo. Dependen de la capacidad del directivo para guiar y acompañar a las personas de su equipo hacia la consecución exitosa de los objetivos: los del equipo en general y los de la persona, en particular.

 

Si bien todas las generaciones necesitan buenos líderes, en el caso de los millennials este punto resulta especialmente importante. Los millennials son personas jóvenes, inquietas, que valoran la flexibilidad y el aprendizaje continuo en el trabajo. Personas que no se conforman con un horario, un sueldo y un puesto seguro.

 

El trabajo es una parcela integrada en su vida: la separación clásica entre vida personal y vida laboral se diluye para conformar un todo único que se retroalimenta. Por ejemplo, para los millennials es perfectamente normal poder hacer un viaje de placer en días laborables. A su vez, reclaman poder trabajar desde casa y ser evaluados por sus resultados, no por su permanencia en la oficina con un horario fijo.

 

El entusiasmo de los millennials y su conocimiento tecnológico los hace especialmente apetecibles y talentosos. Las empresas dirigidas por personas de otras generaciones se ven con el reto de comprender sus necesidades y sus metas para conectar con ellos y contar con su apoyo.

 

Comunicación: pieza clave en el engranaje

Los millennials esperan de sus jefes retroalimentación, reconocimiento y colaboración. En este punto, el consejo de Dale Carnegie resulta especialmente certero: 'Elogia todo progreso, pequeño o grande, sé espléndido en el reconocimiento’.

 

Para el talento millennial, no hay exceso de información. Esta generación tecnológica está acostumbrada a manejar un montón de cuestiones a la vez, a la multitarea, a tener y mantener varios frentes abiertos.

 

Su continua búsqueda de nuevas experiencias les hace pensar en cambiar rápidamente de empresa. Permanecer tres años en la misma compañía es mucho tiempo para ellos. De ahí, la necesidad de una transformación integral en la mentalidad de los directivos; de ahí el reto de poner en marcha nuevas maneras de hacer las cosas, más identificadas con los hábitos y la idiosincrasia de estos perfiles.

 

Se habla mucho de 'empresas felices', de empresas donde las personas desean realmente trabajar en ellas, dedicarles su tiempo, energía y conocimientos. En estos momentos, las empresas deben ser capaces de atraer el mejor talento para ser competitivas. Hoy el 'employer branding' está ya en boca de todos.

 

Las empresas ya no sólo deben ocuparse del posicionamiento de su marca enfocado a sus clientes, sino también deben hacerlo con miras a la captación de talento. Las redes sociales e internet permiten obtener información de todo tipo acerca de las marcas, y las personas somos cada vez más críticos con ellas.

 

Los millennials quieren trabajar con empresas que defienden valores como la sostenibilidad, la responsabilidad social, la integración de la diversidad. Y que lo hacen de forma auténtica. Las ‘empresas felices’ incorporan estos valores en su ADN. Beneficios sociales muy apreciados por los millennials son la comida saludable, el ejercicio regular y el tiempo libre.

 

Entrenamiento en habilidades Dale Carnegie Training

Los programas Dale Carnegie son ideales para entrenar habilidades de liderazgo y comunicación, dirigidos a directivos, pero también a colaboradores y empleados.

Los resultados de estos entrenamientos son espectaculares, por eso ya son más de 9 millones los graduados en más de 90 países. Sólo las empresas que sepan adaptarse y transformar sus estructuras y su mentalidad podrán continuar compitiendo en un mercado cambiante y global. Pregúntanos y te informaremos sobre nuestros exitosos programas. 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0